George Harrison
Documental de Martin Scorsese

 

Que era un tipo de "sangre caliente", según Paul McCartney. Que se "enojaba con facilidad", de acuerdo a Ringo Starr. Que durante toda su vida buscó moderar su personalidad para hallar una salida espiritual. Estas son algunas de las varias pistas que durante las tres horas y media va entregando el documental George Harrison: Living in a material world, de Martin Scorsese. Realizado con el mismo montajista y el equipo de investigadores que también intervino en No direction home y Shine a light, los filmes anteriores de Scorsese sobre Bob Dylan y los Rolling Stones, respectivamente, este film es otro recorrido a una época fundacional de la música popular y en este caso particular al que para él es el más interesante de todos los Beatles. George Harrison: Living in a material world no sólo revela algunas facetas desconocidas del guitarrista principal de The Beatles, su tendencia a salirse de las casillas en su juventud es sorprendente, considerando que hacia el final de los 60 era el más pacífico y tranquilo de todos los Beatles-, sino que además contiene un material agobiante de entrevistas. Desfilan ante la cámara de Scorsese los otros miembros de la banda, Eric Clapton, Tom Petty, sus dos esposas y hasta el productor Phil Spector.

 
 
Bob Dylan
Expone sus pinturas en New York
 

La gente, las calles, la arquitectura y los paisajes de lugares como Japón, China, Vietnam y Corea forman parte de The Asia Series, la exposición de dibujos y pinturas realizadas por el cantante Bob Dylan mientras estuvo de gira por el continente asiático, y que se exhibe por primera vez en Nueva York. La galería Gagosian, donde se expone, dice que "la pintura de Dylan está marcada por el mismo objetivo de constante renovación que caracteriza su tan legendaria música". "Dylan trabaja desde la vida real para retratar los fenómenos del día a día de tal forma que parecen frescos, nuevos y misteriosos", señaló. En The Asia Series se pueden encontrar retratos con detalles específicos de esa cultura, como en Mae Ling, Cockfight y The Bridge, mientras que otros dibujos más "crípticos" desvelan personalidades y situaciones, como Opium y La Belle Cascade.


 
 
Kevin Spacey
Interpreta a Ricardo III
 

El montaje (que se estrenó en junio en el Old Vic de Londres, teatro que dirige Spacey) sitúa la acción en una fecha indefinida de inicios del siglo XX y en un escenario en el que un juego de 16 puertas marca los tiempos, las salidas y entradas de las situaciones. La acción, que acaba y empieza -como en muchas de las crónicas históricas de Shakespeare- con un rey muerto, se mueve por una corte de víctimas manejadas por su cruel verdugo. Una cadena de crímenes en la que no hay piedad. La sed de poder de Ricardo, duque de Gloucester, su astucia, su exagerada capacidad de manipulación, su falta de piedad, le convierten en uno de los personajes más malvados y más fascinantes de Shakespeare, y Spacey lo llena de una energía bipolar, saltando sin respiro del susurro al grito, de la caricia al puñetazo, del deseo a la muerte. Una demostración de increíble fuerza técnica, física e imaginativa que le permite construir un personaje exagerado, de cuyos tentáculos es difícil escapar.


 
 

Pink Floyd
Relanza su catálogo de fotos y temas

 

Incluso un melómano con bolsillo profundo o el devoto más obsesivo puede considerarlo un festín que embriaga hasta el límite de la decencia. Pero el asunto es un poco más significativo: para muchos, es un ajuste de cuentas con su propia historia. Durante décadas, los cuatro músicos de Pink Floyd se comportaron como guardianes hipercelosos de su gran legado, hombres en exceso conservadores en la idea de liberar lados B o grabaciones inéditas, pese al amplio material copiado por generaciones completas de fans. En 2010, hasta no estuvieron de acuerdo con EMI por vender sus temas en iTunes, plataforma donde aún escasea la obra de los ingleses. Pero la vida -incluso la de una máquina armada arquitectónicamente como Pink Floyd- da giros: el conjunto llegó a un acuerdo con EMI y hoy inaugura el lanzamiento escalonado de Why Pink Floyd?, el más grande ejercicio de apertura hacia su patrimonio y la campaña mastodónica que asoma como un auténtico parque de diversiones para audiófilos o fans incipientes, gran material.

 
La Academia Evelyn Grace
Gana el premio Stirling de Arquitectura
 

La Academia Evelyn Grace de Londres, diseñada por la firma de la famosa arquitecta Zaha Hadid, ha sido galardonada con el premio Stirling a la excelencia en arquitectura que concede cada año el Royal Institute of British Architects (RIBA). Esa moderna academia situada en el barrio de Brixton, al sur de la capital, se llevó anoche la dotación de 20.000 libras(unos 23.000 euros) al ser elegida mejor edificio nuevo levantado en Gran Bretaña u otros países de la Unión Europea, siempre que hayan sido diseñados por colegios de arquitectura con sede principal en este país. Se trata de un instituto de secundaria situado en el barrio de Brixton, al sur de la ciudad, diseñado por los arquitectos de la firma de la iraquí Zaha Hadid, quien también logró ese mismo premio el pasado año por el nuevo museo de arte contemporáneo Maxxi de Roma. La Academia Evelyn Grace es un edificio estilizado de cristal y acero con un diseño que, según apuntaron los jueces del RIBA, "hace que los niños corran al colegio cada mañana". Es la primera escuela que gana este galardón aunque en el pasado otros siete edificios de colegios fueron finalistas.

 
 
Dinero y Belleza
Arte y la hogera de las vanidades
 

Seguir el rastro del dinero es lo que hace la inteligente e inusual exposición abierta en el Palazzo Strozzi de Florencia. Dinero y belleza. Los banqueros, Botticelli y la hoguera de las vanidades se centra en el brote de inmensa riqueza que caracterizó el siglo de oro de la ciudad, cuando la Edad Media se disolvió en el Renacimiento. La muestra reconstruye cómo las familias de mercaderes florentinos se transforman en banqueros, la relación conflictiva entre los provechos que pasaban bajo sus manos, la moral y la austeridad cívica: la redención de las ganancias solo era posible a través de la inversión en el arte. "Por eso los Medici fueron grandes mecenas", comenta Ludovica Sebregondi, historiadora del arte que ha orquestado la exposición junto al escritor y traductor Tim Parks. La iincreíble selección de obras de artistas flamencos e italianos, alternadas con objetos como las primeras letras de cambio, básculas para pesar el oro, candados, cajas fuertes y bolsas de cuero, se abre bajo la estrella -casi una bendición profana- del fiorino, acuñado en 1252: 300 gramos de oro puro, la primera divisa pensada para gestionar grandes transacciones de mercancías.

posts anteriores>
 


Lo Nuevo :

+Oct / Nov 2011
Harrison / Scorsese
Bob Dylan / Pinturas NY
Spacey / Ricardo III
Pink Floyd / Nuevo catálogo
Evelyn Grace / Premio Stirling
Arte / Hogera de las vanidades

 

+Volver

Suscríbete a nuestro boletín News102 y recibe semanalmente las últimas noticias del mundo 102, eventos, fiestas, música y más...